Ascendente LEO

Esta publicación forma parte de una serie de 12 sobre la posición del ascendente en los diferentes signos en la carta natal.
Normalmente es más conocido el signo solar, digamos que tiene más fama; sin embargo el signo del ascendente tiene mucha más influencia que la posición del Sol en nuestra personalidad, deseos, motivaciones, gustos, comportamientos características físicas, etc.

Por definición, el ascendente es el signo del zodiaco que se está levantando en el horizonte en el momento y lugar de nacimiento. De ahí la importancia de saber, además de la fecha de nacimiento, la hora exacta y el lugar, sin ellos se hace imposible obtener una carta que nos dé información completa y verídica.

Cualquier interpretación de un mapa natal comienza idealmente por el ascendente, pues este signo nos responde a las primeras preguntas que le hacemos al mapa: ¿Quién es la persona?…¿Cómo se comporta?…
En seguida estudiaremos el regente de ese signo, viendo el signo y la casa en los que se sitúa. 
También, si los hay, analizaremos los planetas angulares en la casa I (primera casa o casa del ascendente, son lo mismo) que nos aportan información esencial, ya que tiñen la expresión de la energía del ascendente, y nos dan pistas sobre qué áreas de vida son más importantes para el individuo: puede que la persona haya adquirido como propios los valores de su familia de origen y éstos conformen su personalidad de una manera muy acentuada; o puede que haya sido especialmente influenciado por uno de sus progenitores, o por un abuelo; hay quien dé mayor prioridad a su carrera profesional, o a sus hijos, a estudiar y aprender, o a viajar; puede que sea una persona más sociable o qué más bien necesite de recogimiento, de aislarse y tener su espacio de intimidad con mayor frecuencia,…
Además nos fijaremos los aspectos que el grado del ascendente recibe, principalmente con los luminares (el Sol y la Luna) y con otros planetas o puntos del mapa… 
Como vemos, hay variables que pueden cambiar la forma cómo manifestamos nuestro ascendente y como con cualquier análisis astrológico, tenemos que interpretar el ascendente dentro del contexto en el que se encuentra.

Nuestro ascendente nos da pistas sobre cómo vemos el mundo, cómo nos presentamos al mundo y sobre cómo las demás personas nos perciben. También habla de cómo reaccionamos de cara a nuevas situaciones.
El Sol es nuestra esencia, lo que somos, nuestro ser individual, nuestro instinto primario.
Y la Luna es cómo nos sentimos, cómo interactuamos con nuestro entorno desde un abordaje emocional, más intuitivo.

Cuando Leo ocupa el ascendente en el momento del nacimiento, nos encontramos con personas que dificilmente pasan desapercibidas, dejan huella allá donde van.
Reparemos que el planeta regente de Leo es el Sol, el astro central de nuestro sistema, alrededor del cual todos damos vueltas. De la misma manera, Leo hace personas carismáticas, que atraen a los demás.
Poseen una postura afirmativa, en ocasiones dominadora e impositiva. Sus acciones y opiniones son firmes y consecuentes, siempre fuertemente marcadas por su punto de vista personal y subjetivo.

La energía de Leo está muy vinculada al centro del plexo solar y al corazón, son personas que tienen mucho amor para dar. Se entregan a la vida desde el corazón, necesitan amar y expresar su amor de forma grandiosa para sentirse con energía y vitalidad.

Leo también se relaciona con la energía del niño interior. Estas personas, inevitablemente, nutren dentro de sí características naturales en los niños: espontaneidad, autenticidad, sinceridad, vivacidad, juego… Hay un matiz infantil que nunca pierden y les gusta rodearse de niños o de adultos que viven su lado infantil con naturalidad.

Hay mucha generosidad en su temperamento. De carácter noble, son calurosos y cariñosos. Proporcionan calidez, energía curativa y llena de vida. Transmiten la alegría de vivir y las otras personas se sienten atraídas por ello.
Si bien que, suelen esperar recibir algo a cambio, algún tipo de reconocimiento por todo lo que han dado o han hecho. Al mismo tiempo que dan mucho y de forma auténtica, piden ser tratados con afecto y agradecimiento. Son exigentes consigo mismos e igualmente exigen a los demás que se entreguen y den de manera extraordinaria.

Esta gran necesidad de ser reconocidos hace que tiendan a sentirse muy mal, incluso deprimidos, si consideran que los otros les rechazan, ignoran o humillan.
Para un Leo es indispensable que los demás se sientan cómodos con su presencia, aportar con diversión, alegría y movimiento libre de la energía, creando atmósferas cálidas.
Cuando no se sienten importantes pueden volverse orgullosos, arrogantes y críticos y actuar de manera brusca e impositiva.

Con frecuencia se destaca un toque de orgullo en su manera de enfrentarse al mundo.
En su deseo (casi siempre inconsciente) de ser tratados de manera especial, atraen muchas situaciones en las que se pueden sentir ofendidos… La Vida les pone estas experiencias para que puedan integrar el aprendizaje que supone hacer un esfuerzo consciente por quedarse ahí y demostrar que realmente merecen lo que tanto desean, en lugar de marcharse rápidamente y enfadados cuando no les reconocen enseguida y sin dudarlo.

Si en la natalidad el Sol se sitúa en una posición tensa en relación a otros planetas o al ascendente, estas configuraciones pueden llevarles a caer fácilmente en la exhibición, en actitudes extravagantes y en la ostentación.
Entonces podemos observar repetidamente en la vida de estas personas tendencia a actuar de forma dramática, fruto de su necesidad impulsiva de destacar, lo que les lleva a hacer cualquier cosa que llame la atención, con tal de no sentirse ordinarios.

Estos ascendentes dan un gran paso evolutivo cuando consiguen dar sin pedir nada a cambio.
Además, tomando consciencia de estos patrones, pueden identificarlos y sosegarse cuando se encuentren actuando de manera dramática, exagerada o superficial.
Es muy importante que un ascendente Leo haga este trabajo de conocerse a sí mismo, porque es la manera de darse autoreconocimiento y dejar de reclamar el reconocimiento del exterior.


Arquetípicamente el signo de Leo representa al rey. Es esencial para un ascendente Leo desplegar su poder personal y ejercer cierto grado de autoridad.
También es vital que fomente su expresión creativa, así encauza la gran cantidad de energía que emana de la llama que constantemente vibra en su corazón.
Estas son formas a traves de las cuales adquiere su imprescindible sentido de identidad individual.
Es posible que, si la persona no logra desenvolver una salida saludable para su poder personal y su creatividad, se vuelva amargada y cínica con el mundo por no reconocer su talento.

Otra característica común de su personalidad es que dudan mucho en intentar algo por miedo a fracasar; muchas veces ni siquiera se arriesgan por temor a que su valía pueda quedar desacretidada, aunque sea solamente ante sí propios.
Hay mucho orgullo y cierto grado de inmadurez tras este comportamiento.


Encontramos normalmente el signo de Cáncer en la cúspide de la casa casa XII, esto da una memoria inconsciente con lo familiar y conocido, fuerte sensación de pertenencia, de estar envuelto de sensaciones afectivas con conexión y mucha dependencia.
El salto de salir del agua e ir al fuego implica salir de esta zona de confort. Por ello, el ascendente Leo tiene la impresión de haber perdido el lugar.
Un ejemplo no poco común es una experiencia de sentirse el centro de atención y, a muy temprana edad, nace otro hermano al que ahora todos miran y adoran y la persona queda fuera del centro, con la sensación de que ha perdido su lugar.
A lo largo de la vida tiene que enfrentar esto de no saber cuál es su lugar y descubrir qué espacio quiere ocupar. La Vida le pide que defina su lugar desplegando el ser que es y no quedarse con el lugar que la familia (Cáncer) le da.
Existe en el ascendente Leo este registro de dependencia de un lugar conocido pero en el cual no siente que se le reconozca, con lo cual brota la necesidad encontrar su propio lugar. Aunque su tendencia inicial será siempre ir al lugar conocido a buscarlo, a exigir que por fin le reconozcan, así es como puede entrar en la espiral de la dependencia.

Leo pide a la persona que aprenda a exponerse, a exteriorizar la energía, a mostrarse, a ocupar un lugar.
Es frecuente que de niños se expongan mucho, estén muy hacia fuera, pues la energía del ascendente en niños no tiene filtro de represión, educación, moldeamiento,… Son niños que reaccionan exageradamente, pero cuando crecen se ponen mucho más hacia dentro, son más introspectivos, les cuesta mostrarse, les cuesta ocupar su lugar,… A muchas de estas personas les cuesta bastante todo lo que implique exposición, aunque desde fuera se perciba al contrario debido a la energía Leo que desprenden.
Les cuesta exponerse por miedo a perder su lugar, porque significa dejar su mundo canceriano fuertemente arraigado en el inconsciente, salir de la zona de confort.
Tienen que animarse a exteriorizarse, a conectar con quienes realmente son y mostrarlo al mundo. Siendo genuinos, no mostrando sólo una imagen, no actuando un rol, sino manteniéndose conectados con la energía del corazón y con su ser interno, entonces son auténticos y espontáneos tal y como eran de niños e irradian su interioridad resonando con el exterior porque vibran de manera pura.


La casa VII o descendente está en Acuario: Leo busca equilibrarse con personas que le dan objetividad, sentido de lo colectivo, desapego del ego,… A pesar de ser esencial para estos ascendentes desarrollar un sentido saludable de su propio poder, autoridad y valor, serán confrontados por relaciones cercanas a ver la vida desde una perspectiva diferente de la del yo personal.
Respetando siempre la importancia del individuo, la Vida les pide que consideren los requisitos del sistema mayor del cual forman parte. Las relaciones les enseñan a compartir y a promover objetivos comunes, equilibrando sus tendencias más egoístas o egocéntricas.
Con el fin de poder mantener relaciones duraderas, en las cuales la individualidad de ambas partes no se aplaque, el fuego y la pasión de Leo deben ser refrescados y contenidos, pero no extinguidos, por la objetividad y el sentido de justicia y de globalidad de Acuario -signo de aire-.
Si el Leo consigue no rechazar, por proyección inconsciente, al otro acuariano, gracias a esta complementariedad podrá desarrollar más fácilmente su individualidad y salir del querer quedarse en casa, en el mismo lugar, en el nido. Acuario le conecta con la diferencia y Leo lo necesita para desarrollar lo que verdaderamente es, desapegándose de Cáncer.


Cuando estudiemos el mapa particular, cobrará especial importancia la posición del Sol, regente del signo Leo:

La casa en la cual se sitúe el Sol, designará el área de vida específica a través de la cual la persona puede manifestar naturalmente su propia identidad, única y especial. Es precisamente en esa esfera de vida donde la persona más buscará amor, admiración, reconocimiento, etc.

El signo que ocupe el Sol y los aspectos que forme, harán que la energía del ascendente y su regente estén en armonía o bien en mayor tensión y generando cierto conflicto interno en la persona.
Con el Sol en signos de fuego (Aries, Leo, Sagitario) hay un flujo espontáneo de la energía, pues hay afinidad entre el ascendente y su regente. Asimismo en signos de aire (Géminis, Libra, Acuario) por ser naturalmente extrovertidos y sociables.
Los signos de tierra (Tauro, Virgo, Capricornio) o agua (Cáncer, Escorpio, Piscis) apelan más a la introversión, por lo que habrá cierta discordancia, que puede tener distintas manifestaciones.
Por supuesto, siempre veremos el contexto global de la carta para poder definir esto con mayor precisión, para cada caso particular.


A nivel físico, a menudo se manifiestan con un porte poderoso y radiante por naturaleza.
Suelen tener el cabello voluminoso, que llama la atención, generalmente rizado y en ocasiones de algún color llamativo.
Encontramos también con frecuencia un rostro luminoso con ojos muy brillantes.

La realización cualquier tarea que les dé placer y todas aquellas atmósferas en las que puedan dejar que su niño interior se exprese sin restricciones, ayudan a los Leo a fluir desde el corazón y a equilibrarse, sintiéndose llenos de vida.
Sonreír mucho les trae considerables beneficios.
Hacer ejercicio les estabiliza, frecuentemente les agrada caminar en la naturaleza y las actividades al aire libre.


Si sientes interés en profundizar más en la temática de los ascendentes, aquí tienes un par de lecturas interesantes.
Ten en cuenta que se trata de links afiliados, no pagarás más por comprar a través de estos enlaces, pero sí me ayudarás a mantener este espacio.
¡Muchas gracias!

“Ascendentes En Astrología – Volumen II”, Eugenio Carutti
https://amzn.to/31d1vl4

“The Twelve Houses: Exploring the Houses of the Horoscope”, Howard Sasportas
https://amzn.to/3lWJoHX


Mediante el estudio de tu mapa natal podemos abordar diferentes temáticas: qué patrones están influyendo en tu vida y de qué manera; cuáles son los puntos fuertes en los que te puedes apoyar; cuál fue el propósito de tu alma al encarnar; temas laborales y financieros; asuntos relacionales y familiares; búsqueda del momento más adecuado para realizar cambios, mudanzas, para tomar decisiones importantes; profundizar en el origen de miedos, ansiedades u otras dificultades,…

Si deseas conocer tu mapa, contacta conmigo a través del email lunadeafricablog@gmail.com o del teléfono +351917013690 (también utilizo la aplicación Telegram).

Te acerco a la Astrología, para que te puedas apoyar en esta valiosa herramienta de crecimiento personal.

¡Nos vemos!


Luna de África

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: