Ascendente GÉMINIS

Esta publicación forma parte de una serie de 12 sobre la posición del ascendente en los diferentes signos en la carta natal.
Normalmente es más conocido el signo solar, digamos que tiene más fama; sin embargo el signo del ascendente tiene mucha más influencia que la posición del Sol en nuestra personalidad, deseos, motivaciones, gustos, comportamientos características físicas, etc.

Por definición, el ascendente es el signo del zodiaco que se está levantando en el horizonte en el momento y lugar de nacimiento. De ahí la importancia de saber, además de la fecha de nacimiento, la hora exacta y el lugar, sin ellos se hace imposible obtener una carta que nos dé información completa y verídica.

Cualquier interpretación de un mapa natal comienza idealmente por el ascendente, pues este signo nos responde a las primeras preguntas que le hacemos al mapa: ¿Quién es la persona?…¿Cómo se comporta?…
En seguida estudiaremos el regente de ese signo, viendo el signo y la casa en los que se sitúa. 
También, si los hay, analizaremos los planetas angulares en la casa I (primera casa o casa del ascendente, son lo mismo) que nos aportan información esencial, ya que tiñen la expresión de la energía del ascendente, y nos dan pistas sobre qué áreas de vida son más importantes para el individuo: puede que la persona haya adquirido como propios los valores de su familia de origen y éstos conformen su personalidad de una manera muy acentuada; o puede que haya sido especialmente influenciado por uno de sus progenitores, o por un abuelo; hay quien dé mayor prioridad a su carrera profesional, o a sus hijos, a estudiar y aprender, o a viajar; puede que sea una persona más sociable o qué más bien necesite de recogimiento, de aislarse y tener su espacio de intimidad con mayor frecuencia,…
Además nos fijaremos los aspectos que el grado del ascendente recibe, principalmente con los luminares (el Sol y la Luna) y con otros planetas o puntos del mapa… 
Como vemos, hay variables que pueden cambiar la forma cómo manifestamos nuestro ascendente y como con cualquier análisis astrológico, tenemos que interpretar el ascendente dentro del contexto en el que se encuentra.

Nuestro ascendente nos da pistas sobre cómo vemos el mundo, cómo nos presentamos al mundo y sobre cómo las demás personas nos perciben. También habla de cómo reaccionamos de cara a nuevas situaciones.
El Sol es nuestra esencia, lo que somos, nuestro ser individual, nuestro instinto primario.
Y la Luna es cómo nos sentimos, cómo interactuamos con nuestro entorno desde un abordaje emocional, más intuitivo.

En estos ascendentes, el campo de experiencia tiene que ver con el vínculo, con la paridad. Desde el inicio de la vida circula a su alrededor una gran cantidad de energía vehiculada por hermanos, vecinos, primos, tíos, parientes cercanos -diferentes de padres y abuelos-, compañeros de escuela,… Son personas que no se eligen, están ahí desde el ambiente temprano de la infancia.
Y con mucha frecuencia van a surgir temas poco agradables y asuntos no resueltos con ellos para que la persona pueda desarrollar la capacidad de aprender acerca de lo vincular, aprender a jugar de par a par, entre iguales.

Sin embargo éstos ascendentes tienden naturalmente a posicionarse o por encima o por debajo en este tipo de vínculos, les resulta muy difícil jugar el mismo juego que os demás.
Tienden a generan un campo en el que los vínculos traen mucha información acerca de lo que necesitan: aprender a jugar por jugar y no para ganar, pero en principio se resisten mucho a esto…
Ubicándose en una posición de “hermano mayor” en la cual la persona piensa que ya lo sabe todo y no tiene nada que aprender del otro y dice al otro lo que tiene que hacer. O bien se coloca como “hermano menor” y busca siempre recibir instrucciones del otro sobre lo que debe hacer… Así, evita ponerse en situaciones de igualdad, de paridad, pero en las que le espera un enorme aprendizaje.

La matriz de este ascendente tiene a Tauro en la casa XII, el cual es un signo fijo, esto les produce una cierta inercia a no querer moverse del lugar o de su punto de vista. Sin embargo, Géminis es un signo mutable y esto conlleva características de adaptación y movimiento que éstos necesitarán desarrollar con tiempo y con las experiencias.

En el zodiaco arquetípico, con ascendente Géminis Leo estará en la casa III, lo cual le da a la persona la sensación de que en el vínculo de par hay un protagonista. Es decir, la persona proyecta en esa área de vida brillo y protagonismo, sea hacia él mismo (hermano mayor, que todo lo sabe) o sea hacia el otro (siendo él hermano menor, relegado). De una manera u otra, la persona no se conecta con la paridad, no se iguala.
El signo de Leo (fijo al igual que Tauro) en la cúspide de la III tampoco facilita que la persona tome consciencia de que la mutabilidad de Géminis implica flexibilidad. Por lo que, en un principio, ser flexible y adaptable no es algo que a la persona le interesa.
En muchas ocasiones, la persona con ascendente Géminis dice, siente o piensa que se vincula muy bien, pero en realidad lo hace con una sola persona, está cerrado (fijo) en un único vínculo.

También se le pide que aprenda a comunicarse de manera que no guarde nada. El tema de la comunicación es relevante en la vida de estas personas y es importante que lo trabajen para avanzar en la proximidad vincular.
Frecuentemente, desde muy temprano en su vida, la persona es instigada por los que están a su alrededor a comunicarse y a decir lo que está sintiendo y pensando.
Se puede decir que el campo de la experiencia les impulsa a incluir en ellos información tomándola de los demás y a entregarla de nuevo… Géminis les pide abrirse al juego, capturar información de todas las personas a su alrededor; también (y sobre todo) de aquellos a los que en principio juzga, de los que piensa que no tiene nada que aprender… Es precisamente en esas personas donde le aguarda un gran aprendizaje, y se trata un trabajo muy profundo a realizar para estos ascendentes.
El desarrollo de la capacidad de comunicar, ya sea oralmente, por escrito o cualquier otra forma de intercambio de ideas, contribuye a desarrollar su sentido de identidad y su impacto en el medio que le rodea. De alguna manera la Vida le pide que distribuya la información.

Todo esto desde fuera puede ser imperceptible, es muy sutil, pues la energía que transmite la persona con ascendente Géminis es liviana aparentemente, pero para él mismo no lo es, porque le cuesta inmenso vincularse, no le surge hacerlo naturalmente.

Si encontramos a Tauro en la cúspide de la casa XII, internamente hay un supuesto de cómo debería ser y qué debería hacer el hermano… Aunque es frecuente también encontrar a Géminis en la casa XII, en estos casos es típico que la persona traiga a la superficie un tema con hermanos y cuando indaga (cuando constela algo que está inconsciente) descubre que en los antepasados ya hubo conflictos entre hermanos (con mucha frecuencia ésto se revela en la generación de los abuelos). Se trata de información que el clan necesita sacar a la superficie, y se manifiesta de forma sobredimensionada para que sea visto, esto quiere decir que quizás el conflicto específico con los hermanos no sea tan grave, pero hay algo por detrás que impide una relación fluida, de armonía, algo que no es personal sino que viene del inconsciente familiar. En estos casos de casa XII+I en Géminis, la persona puede superar, o por lo menos se minimizar, los conflictos para relacionarse entre pares cuando trae por completo a la superficie la información inconsciente, sanando.

Por otro lado, son generalmente personas con una infinita curiosidad que necesitan satisfacer. Enfrentan la vida con ganas de entender cómo funcionan las cosas y las personas. Versatilidad y adaptabilidad son recursos internos en ellos.
Todo esto en conjunto también puede dar lugar a querer aprender de todo y no profundizar en nada. Son personas que no gestionan bien perder alguna alternativa por estar comprometidos con una única opción que signifique excluir todas las demás. Esto mismo también se aplica al área relacional, pueden tener muchas amistades y grupos, conocer a todo el mundo, pero tener dificultad a la hora de profundizar el vínculo; o contrariedad a la hora de comprometerse en una relación íntima.
Se mueven fácilmente en diferentes grupos de personas, quieren aprender de todos. Puede que inicien muchas cosas y se vean metidos en multitud de proyectos.
Hablan mucho, tienen muchos recursos verbales, cognitivos y relacionales. Conocen personas en muchos sitios, esto les ayuda a poner en contacto a unos con otros y a solucionar problemas del día a día fácilmente, buscando apoyo en las personas que conocen de su entorno.

Mercurio es el planeta regente de Géminis, el cual le aporta la naturaleza multifacética y vivaz, de gran dinamismo, movimiento, rapidez y variabilidad, sobre todo a nivel intelectual y social.
Géminis posee una enorme variedad de intereses y cambia facilmente la atención de un foco a otro, lo cual le da en ocasiones una expresión dispersa y volátil, pudiendo llegar a ser inconsistente e inestable.
Como siempre, es esencial observar al regente, en qué signo y casa está, qué aspectos forma, esto dará un tono específico al ascendente Géminis:

Géminis es un signo de aire por lo que tiene la particularidad de ser objetivo, analítico, desapegado… Cuando su regente, Mercurio, se encuentra en un signo de tierra o agua (o bien la carta posee mucho de estos dos elementos) la necesidad de desapegarse y ser objetivo se vuelve más imperiosa para la persona, ya que por un lado Géminis le pide energía racional y mental, y por el otro los indicadores tierra o agua de la carta le llevan hacia la emocionalidad y la sensibilidad, produciéndose una cierta discordancia y tensión internas.
Si por el contrario, Mercurio está en signos de fuego o aire, la naturaleza inquieta de Géminis se verá incrementada y es muy probable que surja dificultad de permanecer en un lugar el tiempo suficiente para comprender e integrar verdaderamente el aprendizaje. En extremo puede que la persona viva demasiado en la cabeza, que sea mucho más racional que emotiva, perdiendo el contacto con con su cuerpo, con sus sensaciones y con el mundo emocional.

El descendente o casa VII está en Sagitario: busca en el otro, en los vínculos más íntimos, una base de creencias, una visión de conjunto menos fragmentada que la que él mismo tiene del mundo. Busca una filosofía de vida que le permita comprender, explorar e interpretar la vida.
El compañero que mejor complementa a un ascendente Géminis es aquel que contraataca su tendencia de perderse en un mar de ideas y de detalles intrascendentes, de iniciar infinidad proyectos pero no profundizar en ninguno; ya que la visión amplia y las grandes aspiraciones de Sagitario le ayudan al Géminis a mantener una dirección y objetivo en lugar de desviar su atención constantemente de un estímulo a otro.
Es a través del vínculo más cercano como muchas veces el ascendente Géminis descubre un propósito mayor en su vida, que por sí mismo no hallaba.


Si sientes interés en profundizar más en la temática de los ascendentes, aquí tienes un par de lecturas interesantes.
Ten en cuenta que se trata de links afiliados, no pagarás más por comprar a través de estos enlaces, pero sí me ayudarás a mantener este espacio.
¡Muchas gracias!

“Ascendentes En Astrología – Volumen II”, Eugenio Carutti
https://amzn.to/31d1vl4

“The Twelve Houses: Exploring the Houses of the Horoscope”, Howard Sasportas
https://amzn.to/3lWJoHX


Mediante el estudio de tu mapa natal podemos abordar diferentes temáticas: qué patrones están influyendo en tu vida y de qué manera; cuáles son los puntos fuertes en los que te puedes apoyar; cuál fue el propósito de tu alma al encarnar; temas laborales y financieros; asuntos relacionales y familiares; búsqueda del momento más adecuado para realizar cambios, mudanzas, para tomar decisiones importantes; profundizar en el origen de miedos, ansiedades u otras dificultades,…

Si deseas conocer tu mapa, contacta conmigo a través del email lunadeafricablog@gmail.com o del teléfono +351917013690 (también utilizo la aplicación Telegram).

Te acerco a la Astrología, para que te puedas apoyar en esta valiosa herramienta de crecimiento personal.

¡Nos vemos!


Luna de África

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: